viernes, 21 de enero de 2011

¿Está dispuesta la sociedad a perder peso poniendo en riesgo su salud, y además a un precio desorbitado?

Los doce minutos de publicidad que un personaje famosos, sin formación alguna en dietética ni nutrición, que se puede escuchar aquí y sobre el que hablábamos en este post es un claro ejemplo de la confusión y mala información a la que se ve expuesta la población diariamente.

Pese a que en los medios de comunicación se ha hablado reiteradamente de las llamadas “Dietas Milagro” o “Dietas Mágicas”, es evidente que aún cuesta, incluso a los profesionales de la información, identificarlas. Por este motivo a continuación se enumeran las diferentes características que, según organismos internacionales, “nos pueden hacer sospechar” que nos encontramos frente a una “dieta, producto o planteamiento milagro”, relacionándolas con el producto que aparece en el audio:

1.- La promesa de una pérdida de peso rápida e importante: en este caso concreto se propone una pérdida del 80% del peso y del volumen que nos sobra en 1 ó 2 meses (fase agresiva o de impacto). Este planteamiento entra en claro conflicto con las recomendaciones realizadas por la mayoría de la comunidad científica que, en base a estudios científicos en humanos, propone una pérdida de peso paulatina desde su inicio y que se notará a largo plazo.
2.- Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos, incluso contradiciendo a colectivos sanitarios de conocida reputación. En este caso, los “malos” son los alimentos ricos en carbohidratos. Algo que no coincide con la visión actual de todos los consensos nacionales e internacionales. La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, señala que “Las dietas ricas en carbohidratos desempeñan un papel central en el manejo dietético del sobrepeso y la obesidad”. Esta limitación en el consumo de alimentos con carbohidratos, sumada a la baja ingesta energética se traducirá en una alta concentración de cuerpos cetónicos en sangre. Pese a que sus defensores aseguran que son inocuos, la realidad es que la cetosis incrementa los niveles de ácido úrico en sangre, lo cual es un factor de riesgo claro de padecer gota o enfermedad renal en personas susceptibles. Y hay muchas personas susceptibles: hasta 10 millones de españoles podrían sufrir problemas renales ‘ocultos”, por estar en sus primeras fases o manifestarse con síntomas leves o moderados. Este tipo de dietas cetogénicas, además, aumenta el riesgo de deshidratación, diarrea, debilidad, dolores de cabeza, mareos y mal aliento. Y, a largo plazo, de aterosclerosis y osteoporosis.
3.- Exageran la realidad científica de un nutriente: la ingesta de proteínas parece ser, en este capítulo, el protagonista. Tanto es así, que hay comprarla a precio de oro. Cabe destacar que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria indicó en septiembre de 2001 que no hay relación entre la ingesta de proteínas y 1) aumentos sostenidos en la saciedad que conduzcan a reducciones de la ingesta energética o 2) una contribución al mantenimiento o a la consecución de un peso corporal normal.
4.- Incluyen relatos o testimonios “verídicos” como evidencia del resultado de la dieta.
5.- Se basan en productos dietéticos caros, que solamente puede proporcionar una casa comercial. Los 20 euros que cuestan los 7 sobres, implican un gasto mensual de 430 euros solamente en productos que, dicho sea de paso, son totalmente innecesarios para perder peso de una forma sana y a largo plazo.
6.- A menudo, este tipo de productos persiguen beneficios económicos por encima de la salud y la promoción de una alimentación sana y equilibrada; y, en muchas ocasiones, no son dietas indicadas o prescritas por profesionales del campo de la dietética y la nutrición. En este sentido, solamente puede considerarse a los dietistas-nutricionistas con formación universitaria como expertos en nutrición humana y dietética.
Evidentemente, a base de sobres con 15 gramos de proteína y verdura (restringida también), se podría conseguir perder peso. Esto sucedería porque el balance total de energía de la dieta seguida es extremadamente baja, y no porque las proteínas sean la panacea y los hidratos de carbono el demonio personificado. Desgraciadamente, estas dietas pueden hacer perder peso, pero también son extremadamente deficitarias en nutrientes que nuestro cuerpo necesita para su normal y correcto funcionamiento diario.
¿Está dispuesta la sociedad a perder peso poniendo en riesgo su salud, y además a un precio desorbitado?
Nosotros creemos que si la población estuviera bien informada, su respuesta sería ¡NO!

Para saber más:

- Wansink B; American Dietetic Association. Position of the American Dietetic Association: food and nutrition misinformation.J Am Diet Assoc. 2006 Apr;106(4):601-7.
- World Health Organization. The challenge of obesity in the WHO European Region and the strategies for response. 2007
- Williams MH. Nutrición para la salud, condición física y deporte. McGraw Hill. 2006, p. 144
- http://aoaweb.obesity.org/subs/fastfacts/Obesity_Treatment.shtml http://aoaweb.obesity.org/subs/rights.shtmlwww.eatright.org/Public/content.aspx?id=6851 https://www.cms.gov/manuals/downloads/ncd103c1_Part1.pdfwww.foodinsight.org/Portals/0/pdf/March-April-2000-Issue.pdf www.medicine.nevada.edu/news/NevadamedicalprofessorSt.JeorreceivesnationalawardfromAmericanSocietyofNutrition.htm
- http://www.efsa.europa.eu/en/scdocs/scdoc/1811.htm
- http://ecodiario.eleconomista.es/salud/noticias/1073719/03/09/Unos-10-millones-de-espanoles-podrian-sufrir-problemas-renales-ocultos-que-derivaran-en-patologias-de-rinon-o-corazon.html

7 comentarios:

CHAYO dijo...

ALTO Y CLARO
Ésta es la clase de información que hay que hacer llegar a la sociedad

FELICIDADES

Sandra dijo...

Como profesional de la Nutrición y Dietética Humana, mi pregunta es la siguiente: ¿Por qué se invita a Pronokal al Salón de la Dieta Mediterranea y la Salud? y ¿Por qué se anuncia Naturhouse en al revista de la SENC(Sociedad Española de Nutrición Comunitaria)?. INDIGNANTE

Marián dijo...

Cuanto me alegró leer este artículo. Hace una semana escribí uno parecido:

DIETAS CETOGÉNICAS. ÉTICA Y SALUD VS NEGOCIO Y ESTÉTICA
Últimamente, en el tema de la nutrición, lo que se lleva son las dietas cetogénicas. Curioso. Y yo me pregunto ¿por qué este boom? Porque ni son dietas saludables, ni dietas que te hagan perder peso de una manera más eficaz. Es más, todo lo contrario.
Voy a empezar con una breve introducción de lo que son las dietas cetógenicas. Este tipo de dietas son pobres en carbohidratos y altas proteínas, con una proporción considerable de lípidos. Analizaremos esto. Al consumir pocos hidratos de carbono, se obtiene la energía a través de las grasas, con la consecuente producción de cuerpos cetónicos, compuestos químicos con efectos perjudiciales para la salud, tales como la pérdida de minerales y vitaminas, mareos, vómitos, ausencia del ciclo menstrual e incluso arritmias cardiacas por la pérdida de potasio si la duración de la dieta se prolonga. El alto contenido en lípidos puede producir una subida en el perfil del colesterol y triglicéridos. Todo esto se aleja de forma abismal de la idea médica de una dieta sana, mixta y equilibrada.
¿Por qué entonces el éxito de estas dietas? De aquí mi pregunta… ¿qué vale más, el negocio y la estética o la ética y la salud? Un número considerable de empresas utilizan estas dietas por el mero hecho del negocio y su poder lucrativo, aprovechándose así, de la ignorancia de las personas. Muchas de estas dietas vienen en sobres, (Dieta Sinken, Dieta Therascience), polvos químicos fabricados en un laboratorio que por milagro se convierten en comida (tortillas, crepes, sopas, cremas..), no hace falta ser muy listo para darse cuenta de que esto de saludable no tiene nada, pero provoca, obviamente, teniendo en cuenta que la alimentación se reduce al consumo de estos sobres durante semanas, un desembolso importante por parte del paciente (800 euros perder 5 kilos) con el consecuente beneficio económico por parte de las empresas, donde lo que interesa en vender y llegar a los objetivos económicos anuales.
Con todo esto quiero decir, que la alimentación ni es un juego ni tiene un simple papel estético, la dieta ideal es una dieta natural, saludable, mixta y equilibrada. Principios muy distantes a dietas como las cetogénicas. Porque como dijo Hipócrates, Somos Lo Que Comemos.

HAGAMOS LLEGAR ESTO A LA SOCIEDAD!!!

Nancy dijo...

Sandra.... la respuesta es obvia POR DINERO.... Y EL DINERO EN MUCHAS SOCIEDADES CIENTÍFICAS TODO LO PUEDE.... !!

Carolina dijo...

Sí, el "Señor Dinero" manda, si le dejamos mandar.
Por eso, que se sepa toda la verdadera información sobre las dietas cetogénicas y su repercusión sobre la salud. Y sobretodo, que la sociedad sepa cómo se "forra de dinero" el profesional de la salud (suelen ser médicos endocrinos los que llevan este tipo de dietas)
Yo llevo 18 años con mi humilde consulta, ayudando a la gente a adelgazar sanamente y a lo largo de este período, me ha llegado a la consulta tanta burrada.... recuerdo un niño de 12 años a quien el endocrino de un conocido centro de Palma mantenía con una dieta cetogénica. Y una señora mayor que llevaba 1 año, sí, digo 1 año ininterrumpido con una dieta de proteina pura, TRATADA POR OTRO SUPER CONOCIDO ENDOCRINO DE PALMA, con un estreñimiento que sólo movilizaba el intestino a base de Micralax, con la piel de un color gris amarillento y un abdomen hinchado ....... SIN PALABRAS..... enfin.....
Hoy me siento bien orgullosa de que este niño ha aprendido hábitos sanos y esta señora moviliza su intestino cada día a base de dieta sana y equilibrada (cosa que nunca había logrado en su vida!)

TODO ESTO DEBERÍA SABERLO LA SOCIEDAD!!

Asesores Dietéticos dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todos los comentarios, pero aún más con Sandra. En el salón de la Dieta mediterránea y la salud, en una de las charlas que daban, les pregunté a los dietistas-nutricionistas que la daban, y que en ese momento estaban criticando la dieta Dukan, que que diferencia había esa dieta con la dieta Pronokal, la que habían invitado y tenían un stand gigante, que tampoco cumplían los criterios de dieta de adelgazamiento que a todos nos habian enseñado en la profesión. Su respuesta, que no había datos científicos y estudios que dijeran que esa dieta no era buena, por favor!!!! INDIGNANTE!!!!!

Lidia dijo...

Los médicos de que prescriben dietas proteinadas son captados por comerciales de las principales marcas (Ysonut, Pronokal, DietFlash...) a cambio de unas comisiones que rondan el 20% del precio de los productos proteinados.

No suelen ser endocrinos, sino médicos privados a secas, que hacen un curso de hora y media de duración en el caso de algunas marcas, para empezar a prescribir.

Es lógico que sin formación, luego digan y hagan todo tipo de barbaridades o preguntas como "¿Un paciente en mantenimiento puede comer alcachofas? ¿Cuántas le digo que puede comer?" o "Tengo un paciente que quiere aderezar la comida con pimienta ¿No le interrumpirá la cetosis? o "Le he prescrito a mi paciente un quemagrasas".

He tenido noticia de un endocrino de un hospital de Zaragoza que le prescribió dieta Dukan a una adolescente.

Etc.Etc.Etc...

Preparémonos para el gran negocio de la medicina privada: la estética y ahora también, la nutrición...